27 de octubre de 2018

EL HOMBRE DE LA DINAMITA de HENNING MANKELL

Había muchas novelas para escoger, de diversos tipos y géneros, con variedad de tamaños y de diferentes editoriales y autores… pero escogí esta, por dos motivos principales, el primero fue la temática, pues me parecía una idea interesante la que planteaba y la segunda fue el autor, pues ya había leído alguna novela de Henning Mankell y las recuerdo como buenas. Pero en esta ocasión el disparo fue fallido, ya que aunque conseguí la novela que quería leer, su lectura no me gustó. Cosas que pasan. En los siguientes párrafos voy a explicar los motivos por los que  este texto no me ha convencido.

Lo primero debo decir que no creo que el libro sea malo, esta claro que este libro tiene su público pero a mi no me ha enganchado y por lo tanto no lo recomendaría, por la sencilla razón de que no encuentro argumentos para ello. Pero reconozco que me encantaría escuchar a alguien al que le hubiera gustado y me explicase que es lo que ha visto en esta obra, y que a mis ojos se le han escapado.

Uno de los motivos por los que puedo decir que la obra no ha calado en mí ha sido por la lentitud de lectura, no es normal que haya tardado tanto en leer una obra de apenas 240 páginas, pero la fluidez lectora en este tipo de textos es muy complicada para mí, pues las ganas de avanzar y la curiosidad son inexistentes dando lugar a una lectura lenta e inconexa.

En mi opinión uno de los motivas de esa escasa fluidez es por la forma escogida de narrar los acontecimientos, el que se utilicen diferentes voces narrativas, es algo que normalmente me gusta pues le ofrece al lector multitud de puntos de vista y una visión mas global de lo que ocurre en la novela, pero en este caso para mi gusto estas voces no estaban bien compactadas y conectadas por lo que para mi resultaba desconcertante el no poder seguir una mínima lógica en el texto. Como ejemplo de obra que me gustó mucho por como iba construyendo el texto con voces diferentes, debo nombrar el libro de Nickolas Butler llamado “Canciones de amor a quemarropa”, una obra que avanza y se va agrandando con las diferentes voces las cuales se complementan para conseguir una obra muy redonda.

Y conectada con lo anterior esta la siguiente razón, pues al no tener fluidez lectora, me ha resultado difícil conectar con el argumento y lo cruel que resultaba la situación, pues prestaba mas atención a los cambios de la narrativa y a seguir el hilo, que a los acontecimientos narrados, lo cual fue en detrimento de la posibilidad de conectar con la historia.

Este aspecto es una pena, porque la temática y al idea de la novela es muy buena, pero la ejecución y la manera de plasmarla, para mi no ha sido la mas acertada.

Y ahora abro un nuevo análisis sobre la novela pero desde otra perspectiva mas genérica. En la faja de este libro podemos leer que fue la primera novela del autor, pero que es inédita en español. Lo cual me hace plantearme lo acertado de iniciarse en el mundo de la literatura con este tipo de novela mas experimental; pero ahí cada uno tiene su opinión, o como se suele decir “cada maestrillo tiene su librillo”.

El siguiente aspecto que quiero destacar es que cuando uno quiere enviar un mensaje tan potente como este y denunciar, como se anuncia en la contra del libro, una imagen “precisa y desgarradora” que quiere conmover y concienciar al lector, el utilizar una estructura de obra complicada resta potencia o se dificulta que ese mensaje llegue mas directamente al lector, por lo que se diluye y el objetivo se aleja, y en este caso es una pena.

Por último quiero destacar que en ocasiones no es tan malo leer novelas que no te gustan, pues aprecias mas las que te gustan y puedes ir definiendo tu estilo de lecturas y de esta manera vas mejorando la precisión de tus elecciones futuras. Pues, es tan interesante saber las obras que te gustan, como las que no, y sobre todo ir mas allá y buscar las razonas por la que es así.


Gracias a Babelio y la editorial Tusquets por facilitarme el ejemplar para su lectura.

15 de septiembre de 2018

LA NOCHE DE LAS MEDUSAS de JACINTO REY

Me enfrenté a esta lectura con un desconocimiento total del libro, no sabia ni de que iba ni había leído nada de Jacinto Rey, por lo que empecé la primera página con cierta expectación esperando ser sorprendido, y deseando que esa sorpresa fuese grata y agradable.

En principio el libro fisicamente cumple mis actuales necesidades literarias, libro cómodo con una número de paginas suficiente, porque en la actualidad los libros muy largos no me llaman… puede que sea por la cultura de lo inmediato que impera hoy en día, pero aunque sea así tengo en la recamará 4321 de Auster y el último de Ken Follett, que no se pueden considerar ligeros precisamente.

Volviendo a la novela que nos ocupa debe decir que el inicio sin ser rompedor me llamó la atención pues las posibilidades que se habrían con ese comienzo eran muy amplias, por lo que mi expectativa se mantenía.

Debo decir que esa expectativa sobre lo que sería en realidad esta novela se extendió durante las primeras 100 páginas, en las cuales vi pasar ante mis ojos varios personajes con posibilidades, pero que por así decirlo, no habían entrado en acción ni en interacción, algo que deseaba y me habría gustado que ocurriese mucho antes. Ya que en esta clase de novelas esta interacción es lo que da vida y ritmo al texto, y hasta ese punto lo que tenemos es una serie de retales que no favorecen un ritmo lector que le correspondería a la categoría del thriller.

Me da la sensación que el autor no ha querido profundizar en los personajes, pues son meros actores, que hacen y les pasan cosas, sin ahondar mas allá en cada uno de ellos, aparte de alguna explicación de cierta acción. Normalmente me suele gustar una mayor profundidad en los personajes para intentar empatizar pero en este caso no lo he echado en falta, quizá por el tipo de obra.

Esto es hasta aproximadamente hasta la pagina 100, donde encontramos el cambio de tercio, con un nuevo tiempo y ritmo en la novela, en la cual nuestros ya conocidos personajes entran en acción y se van completando esa zonas de vacío de conocimiento que había entre unos y otros, pues los retales anteriores que insinuaban puntos unión, el autor los reúne y teje esas conexiones.

Desde este punto la novela gira hacia el thriller, en la cual los acontecimientos se van sucediendo y en algunos casos precipitando, al ritmo que van marcando los hechos, lo que hace que el ritmo de lectura se acelere por esa necesidad de satisfacer la curiosidad que crece en la mente del lector, y que le hace avanzar hacia adelante más rápido. Este punto se lo debo conceder al autor, pues alcanza una consecución de acciones que favorecen que el lector quiera, y hasta necesite, saber que es lo siguiente, cosa que solo ocurrirá por completo hasta que leamos la última página, pues Jacinto Rey ha querido que hasta en la última pagina tengamos acción.

En lo referente a la temática del texto, debo decir que no es muy original en cuanto a los hechos, pues lo que aquí se nos presenta a grandes rasgos ya son terrenos recorridos, sin embargo si que existen detalles y giros que le dan un toque diferente, buscando sorprender al lector, especialmente concentrados en las últimas 20 páginas del libro.

El libro en general está bien escrito, y de fácil lectura, y el lenguaje que utiliza no es excesivamente  escogido, sino más bien coloquial, lo cual ni es bueno ni malo, pero quizá un poco más de personalidad en el texto habría sido aconsejable. Y cuando me refiero a personalidad quiero decir que se note un estilo concreto que permita reconocer a un autor entre otros de su género.


En general una novela fácil de leer, ligera, recomendable pero sin altas pretensiones.

Por último agradecer a Edición Anticipada el haberme facilitado un ejemplar para su lectura.

26 de julio de 2018

A LA DERIVA de PENELOPE FITZGERALD

Tengo ante mi una obra reconocida con el premio Booker Prize en el año 1979 y que en nuestros días Impedimenta ha decidido reeditar y convertir este libro en una de sus joyas.

Hace tiempo leí la librería (antes de que saliera la película) y he podido observar ciertos detalles que se repiten y confieren e identifican muy bien a la autora. Uno de ellos es el gusto por el costumbrismo, por mostrarnos historias corrientes pero en contextos extraordinarios, dirigiendo al lector a un momento histórico, un lugar y unas personas, en este caso muy conocidos por la autora, pues lo narrado en este libro tiene ciertas dosis de autobiografía.

Quien busque en este libro grandes historias o acontecimientos, que tengan el corazón en un puño, puede que al leer esta obra esas expectativas no se vean saciadas, pero si lo que se busca es una autentica radiografía, e incluso ecografía, de ese rincón del Londres de los años 60 y de una ejemplo de sociedad de la época estas letras no defraudaran.

Este obra merece y debe ser leída con los ojos de alguien de ese momento, con los ojos de alguien curioso, porque esta, al igual que otros muchos libros si se leen con los ojos de alguien que busca una novela contemporánea, no será capaz de ver lo que esta novela ofrece.

La trama es sencilla, no incluye giros radicales, sin embargo poco a poco nos invita a descubrir la idiosincrasia de la vida en un barco, amarrado en el Támesis y nos invita a descubrir a los vecinos de la protagonista, la cual se encuentra en un momento vital complicado, sin recursos, con dos hijas a su cargo y con un marido que no quiere vivir con ella en el barco.

Entre los personajes se crea una camaradería especial, pues estas excepcionales circunstancias obligan a los personajes a crear una especie de comunidad de vecinos, en la cual todos quieren mantenerse a flote sin que ninguno de ellos naufrague.

En lo referente a personajes, ya sin lugar a dudas me quedo con la pequeña Tilda, una niña que pese a su corta edad demuestra tener ideas muy claras, con intervenciones dentro de la novela que me conquistaron, y hacían que me imaginase sin problemas a bordo del “Grace” y correteando por allí.

A pesar de que el argumento y en si la historia no es el fuerte de este libro, el final que nos regala es sorprendente, pues cambia el registro, y nos deja con cierta expresión de cierta incredulidad y ojiplatismo (si me permiten la palabra) y hasta ahí puedo leer.

Otra aspecto que me gustó y la autora me mostró como una realidad, es desdibujar esa imagen idílica de vivir en una barcaza de ese tipo en un río, pues como en otros lugares, como por ejemplo Amsterdam , al pasear por los canales mas grandes y ver esas casas, siempre tendemos ( o por lo menos yo) a idealizar esa situación dejándonos llevar por el romanticismo y lo bohemio, pero aquí Penelope Fitzgerald ofrece un panorámica que clarifica sin lugar a dudas ese hecho, y aunque a mi me sigue pareciendo igual de bohemio… la parte romántica desapareció, pues la realidad en este caso ha puesto en su sitio a la ficción.

Por lo tanto si te gustó “La librería” este también lo hará, y si te gusta el costumbrismo británico esta obra te atrapará.

Por último dar la gracias tanto a la plataforma Babelio en español como a la editorial Impedimenta por facilitarme el ejemplar para poder realizar este reseña.



todos los libros en Babelio.com

13 de junio de 2018

ADIÓS A CINECITTÀ de JULIÁN COMAS

Encontrarse con una novela nada mas salir a la venta tiene sus ventajas y desventajas, porque careces de información previa sobre la obra y en este caso concreto sobre el autor, que te permita hacerte una idea de por donde “van los tiros”.


En este caso he agradecido no tener ninguna información previa mas haya del titulo, nombre del autor y sinopsis, por lo que esta reseña responde única y exclusivamente a una lectura limpia de influencias previas.

Esta novela podemos decir que tiene dos inicios, primero en la “actualidad” que da inicio a la autentica narración, una historia que responde a los años de esplendor de Cinecittà en 1957. En realidad la gran parte de la novela transcurre en ese pasado, mas del 95% de la novela.

La novela se puede considerar de fácil lectura pues no tiene grandes giros y en su argumento vemos que es muy lineal, con un transcurrir constante de circunstancias, que dependiendo del lector pueden resultar atrayentes, en mi caso no lo ha sido mucho, pues aunque los acontecimientos se sucedían no profundizaba en ninguno.

Sin embargo debo reconocer, que para los amantes del cine entorno a los años 50, van a encontrar en esta obra muchísimas referencias al cine de esa época, con multitud de personajes desde actores a directores y productores así como películas del momento. Este público se encontrará en su salsa, en mi caso me gusta el cine, pero me temo que no a ese nivel, soy más de novelas ;)

Esta novela es difícil de encajar en un género dentro de la novela, por lo que resulta muy difícil recomendar, pues toca muchos palos diferentes, encontramos triángulos amorosos, costumbrismo, misterio, un toque de novela negra entre otros, por lo que es difícil de acertar al recomendarlo, pues es una obra muy abierta.

La narrativa sin ser excelente es mas que correcta, lo cual se agradece, ya que aunque la temática no ha conectado conmigo, el leer un libro bien escrito ayuda al avance y comprensión de la novela, y eso hoy en día es un plus.

Un aspecto que debo de reseñar es que existen multitud de frases dentro del texto, que para hacer notar que la obra se desarrolla en Italia, están escritas en italiano, y normalmente se entienden, pero por lo menos en mi caso, algunas no las entendía y tenía que buscar el significado, porque no existía una nota al pie de página con la traducción. Esto no me ha gustado mucho porque me cortaba el ritmo de lectura, y considero que algunas frases se deberían haber traducido, o mejor todavía realizar notas a pie de páginas con todas las frases en italiano.


En resumen, cuando empecé la lectura me esperaba otra cosa y con la información que tenía estaba seguro de que me gustaría bastante pero al final debo decir que esta novela no es para mí, pero estoy seguro que tiene su público.

7 de mayo de 2018

UN EXTRAÑO EN CASA de SHARI LAPENA

Este libro venía precedido por el éxito arrollador de la anterior obra de la autora “ La pareja de al lado”, pero en mi caso no puede establecer ningún tipo de comparación porque no me encuentro entre los lectores de esa novela, por lo que se puede decir que es el primer contacto con Shari Lapena. Sin embargo si que se puede establecer algún tipo de semejanza, salvando las distancias, entre esta obra que nos encontramos y con la obra de Paula Hawkins “ La chica del tren”.Pues desde mi punto de vista pertenecen a un mismo género.

Para realizar mi opinión sobre esta obra, en esta ocasión voy a desgranara en varios aspectos con un única conclusión genial, pues merece un análisis por capas.

El argumento sin ser flojo, responde al estándar del género, presentando una situación estresante en un contexto completamente relajado, lo cual supone un mayor choque, pues podríamos decir que pone a personajes de clase media alta en relación a acontecimientos de los más sórdidos, porque señores y señoras no es oro todo lo que reluce, y en esta ocasión el baño de oro se va muy rápido.

Sin embargo puede que a algunos lectores que les pase como a mi, que al empezar el libro, las primeras 50 páginas, observan ante si el inicio de una película de sobremesa, de esas que no se pueden considerar “peliculones” pero oye… como enganchan hasta saber el final, y eso es lo que pasa con esta novela, no es una obra maestra… pero pica la curiosidad.

Para mi gusto el punto mas flojo dentro de la novela es el tema policíaco, en lo referente a la investigación, con personajes sin iniciativa y meros espectadores de lo que acontece, y con pocos destellos de lucidez que esclarezcan lo que pasó, por lo que si buscas novela policiaca… este no es tu libro, pues la acción esta en otro sitio.

Eso si, el final es interesante y desconcertante, pero de esto no puedo hablar mucho, pues estamos hablando de un thriller y desvelar cualquier detalle sería un delito por mi parte, cosa que no estoy dispuesto a hacer, mi ética lectora me lo prohíbe.

La narración me ha gustado pues con diferentes voces narrativas, cada una de los distintos personajes de la historia hace que avance la lectura, dandole un toque personal a cada carácter que aparece otorgando un buen ritmo y una identificación en la manera de expresar las ideas y al mismo tiempo sin desvelar los secretos que cada uno de ellos guardan, buscando en algunos casos ayudar al lector  a vislumbrar el posible final y en otros a enmarañar los acontecimientos intentando confundir al lector,  todo esto acompañado de capítulos cortos. 

En lo referente a la localización para todos aquellos que nos gusta geolocalizar nuestras lecturas en este caso no podremos contar con ese punto de apoyo, pues los lugares son meros paisajes sin importancia en el texto.

En la contraportada del libro encontraremos un texto sugerente que intenta atrapar el lector, y una buena noticia es que no miente, no vende humo, lo que ahí aparece es lo que es, sin trampa ni cartón, lo cual se agradece, porque en incontables ocasiones he tenido que comprobar si me había equivocado de funda de ese libro…

Después de esta lectura me queda la duda si volveré a esta autora para leer su primera obra.. pues es posible, pero no a corto plazo, pues mi lista de lecturas pendientes es larga y me gusta variar en los que a géneros se refiere, pero es posible que la señora Shari Lapena y yo nos volvamos a encontrar con una cuantas páginas entre medias.



En resumen un libro entretenido que mantiene en vilo y de lectura rápida y sencilla… ahora os paso el turno ;)

22 de octubre de 2014

LOS GIRASOLES CIEGOS de ALBERTO MÉNDEZ



Este libro es el regreso a las historias reales de la posguerra que contaron en voz baja narradores que no querían contar cuentos sino hablar de sus amigos, de sus familiares desaparecidos, de ausencias irreparables. Son historias de los tiempos del silencio, cuando daba miedo que alguien supiera que sabías. Cuatro historias, sutilmente engarzadas entre sí, contadas desde el mismo lenguaje pero con los estilos propios de narradores distintos que van perfilando la verdadera protagonista de esta narración: la derrota. Un capitán del ejército de Franco que, el mismo día de la Victoria, renuncia a ganar la guerra; un niño poeta que huye asustado con su compañera niña embarazada y vive una historia vertiginosa de madurez y muerte en el breve plazo de unos meses; un preso en la cárcel de Porlier que se niega a vivir en la impostura para que el verdugo pueda ser calificado de verdugo; por último, un diácono rijoso que enmascara su lascivia tras el fascismo apostólico que reclama la sangre purificadora del vencido. Éste es el primer ajuste de cuentas de Alberto Méndez con su memoria y lo hace emboscado en un flagrante intento de hacerlo desde la literatura.

Para describir y opinar sobre este texto es necesario realizar cierto nivel de abstracción y conocimiento histórico de lo que se narra, tras lo cual se puede optar por hacer un análisis más formal o un análisis más centrado en los contenidos. En este caso concreto he decidido enfocar esta reseña hacia el terreno más formal, ya que creo que da más de sí.

Uno de los aspectos que más valoró de este libro es la variedad de puntos de vista narrativos que nos ofrece en cada uno de los relatos que componen la obra. No sólo debemos tener en cuenta el buen hacer en la elecciones sino la pertinencia en el uso de los diferentes actores narrativos para dar al texto en concreto una carga emotiva que refuerce la temática y llegue al lector calando fuertemente y haciendo que en la medida de lo posible sienta emociones similares a los protagonistas de la historia.

Tocando de soslayo la temática del texto y si me tengo que quedar con alguna historia de las cuatro, sin ninguna duda me quedo con la primera, primero porque me parece la mejor construida sobre todo en lo que al protagonista se refiere, ya que personalmente pienso que es el personaje más completo y mejor construido de todos los que aparecen a los largo del libro. Desde el punto de vista temático creo que esta historia ofrece una perspectiva menos tendenciosa y panfletaria ofreciendo unas ideas que pueden llegar a mostrar el sinsentido que tienen las guerras y más aún las guerras civiles.

La interconexión de los relatos ofrecen al lector un hilo conductor más allá de la temática del mismo, dando a entender la globalidad de lo acontecido en aquella época, estableciendo vínculos entre personajes de los relatos 1 y 3 y entre los relatos 2 y 4, aunque creo que puede existir cierta conexión entre personajes del tercero y cuarto.

Reconozco que casi por norma no suelo escoger  novelas sobre la guerra civil, ya que la mayoría son obras parciales, ya que aunque lo que cuenten sean verdades como puños, no muestran el global de la situación sino aquello que al autor le sirve para mostrar y sostener su argumento o sus ideas; por lo que al lector se le ofrecen medias verdades como verdades completas.

Alberto Méndez tenía muy claro su objetivo al escribir y publicar esta obra y por esta razón dio la forma al texto de manera muy estudiada, sin embargo no pudo observar el éxito de su obra ya que al poco de ser publicada falleció, por lo que tampoco conoció la existencia de la película basada en el último relato del libro. Dicha película no la he visto sin embargo pienso verla para comprobar sobre todo como se ha realizado la adaptación y para observar si la historia ha sido manipulada en el film y con qué objetivo.

En definitiva es un buen libro, el cual narrativamente es más que correcto consiguiendo transmitir sensaciones que para otros autores pueden resultar extremadamente complicadas de hacer llegar al lector.

No se si sería el objetivo del autor pero personalmente creo que lo que en este libro se refleja es la vergüenza de una país, la vergüenza de lo ocurrido antes, durante y después de la contienda, la vergüenza de cómo el pueblo no supo gestionar y dar cabida a las diferentes maneras de pensar sin recurrir a la violencia... Otra gran mancha en la historia de España.  




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...