24 de abril de 2008

2001: UNA ODISEA ESPACIAL



Continuando por mi parte con las novedades editoriales, hago el comentario de este libro, porque hablar de esta historia, esta película y este libro es algo que siempre quise hacer. Hay que reconocer que 2001 es una película prácticamente ininteligible y que recibe merecidamente el calificativo de película “de culto”, si por tal calificativo entendemos el hecho de que detrás hay un reducido grupo de fanáticos adoradores a ultranza dispuestos a mantener una opinión completamente contraria a la del común de los mortales. Así que, diga ello mucho o poco de un servidor, me incluiré en ese grupo. En todo caso, es innegable que 2001 ha ejercido una gran influencia en innumerables películas posteriores.

Pero no es sólo la película lo que va a comentarse aquí. 2001 también es una novela de ciencia ficción. Escrita por el recientemente fallecido Arthur C. Clarke, casi paralelamente al rodaje de la película, es una gran oportunidad de entender los muchos puntos oscuros que deja el lenguaje críptico de la película. A los adoradores de ésta nos fascina escuchar “el Danubio Azul” mientras contemplamos enormes naves espaciales flotando en el océano infinito del espacio profundo. Podrá parecer (e incluso ser) ridículo, pero al que esto escribe se le ponen los pelos de punta al escuchar “Also Sprach Zarathustra” mientras la imagen de un feto gigante, símbolo de la evolución y del nuevo ser que acaba de nacer, invade la pantalla.

Y sin embargo, la fascinación que pueda provocar la lectura de la novela no se queda atrás. Las descripciones que el autor realiza sobre el viaje imposible de Dave Bowman a través de la puerta de las estrellas podrían calificarse de poesía-ficción. La desconexión de HAL impresiona más en la película que en la novela, pero la explicación de su comportamiento es del todo enigmática en aquella, mientras que la novela realiza una magnífica descripción del proceso interno que éste atraviesa para llegar a hacer lo que hizo. Y sobre todo, el mayor mérito del libro consiste en explicar el sentido general de la historia. La teorización sobre un posible origen extraterrestre de la inteligencia es secundaria en comparación con la explicación de que la evolución a la que está sometida la vida y el ser humano no es otra cosa que un proceso progresivo de acercamiento a Dios.

Es francamente curiosa la exposición de estas etapas evolutivas, en las que los extraterrestres que convierten en inteligente (es decir, en humano) a un simio, logran desplazarse por las galaxias gracias a que se han liberado de su naturaleza carnal, sustituyéndola transitoriamente por máquinas capaces de surcar el universo, como paso previo a una completa liberación de la materia. Y, como dice el autor, todo lo que pueda haber por encima de ahí, solo puede ser Dios.

Para terminar, nada mejor que exponer el comienzo del prólogo que figura en la novela, y que reza así:

“Tras cada hombre viviente se encuentran treinta fantasmas, pues tal es la proporción numérica con que los muertos superan a los vivos. Desde el alba de los tiempos, aproximadamente cien mil millones de seres humanos han transitado por el planeta Tierra. Y es en verdad un número interesante, pues por curiosa coincidencia hay aproximadamente cien mil millones de estrellas en nuestro universo local, la vía láctea. Así, por cada hombre que jamás ha vivido, luce una estrella en ese universo”.

4 comentarios:

AMYLOIS dijo...

Que lindo todo, y cual dices que es la peli? 2001? pos no había oído nada de ello....

Anónimo dijo...

La verdad es que, aunque sólo sea por ese prólogo, apetece averiguar qué esconde este libro.

Andrews dijo...

Genial, Una estrella por cada persona.
La verdad es que para leer este libro o ver la película hay que tener la mente muy abierta y buscar el verdadero significado que se nos intenta mostrar.
Buen post Sledge

PD: que recomiendas primero libro y luego peli o viceversa

SledgeHammer dijo...

Pues, en mi caso vi primero la peli y luego me lei el libro. Suele ser mejor así, aunque en este caso se corre el peligro de que la peli, por ser de acción tan lenta, te parezca un espantoso ladrillo y te deje sin ganas de libro. Aun así, creo que es mejor ver antes la película.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...