4 de julio de 2011

Nueva York de Edward Rutherfurd


Esta novela de Edward Rutherfurd, extensa en dos sentidos (950 pag. aprox.y 27 € de precio) me ha cautivado, lo reconozco por dos razones, primero por el tema, Nueva York un objetivo por ahora no conseguido y la segunda razón por mi gusto por la buena literatura que además de ser un medio de “entretenimiento” también es una fuente de gran información.

La obra presenta a la Familia Master(50% holandesa 50% británica), totalmente ficticia, la cual con el paso del tiempo y de varias generaciones el autor la hace partícipe o testigo de los hechos históricos que conforman y han esculpido la ciudad de Nueva York. Posibilitando de esta manera revivir el desarrollo de esta Macrourbe.

Perdí la cuenta de la generaciones que pasan de la familia Master desde el comienzo de la historia en 1664, con la llegada de los holandeses bautizando el lugar como Nueva Amsterdam, hasta el año reciente de 2009, o lo que es lo mismo desde Holanda hasta la tierra de la oportunidades.

A lo largo de este relato destacan varios acontecimientos en la historia de la ciudad y también del país como la colonización, la guerra de secesión, la llegada de inmigrantes procedentes de Europa magníficamente representada por una familia italiana, los diferentes cracks bursátiles, la construcción de edificios emblemáticos como el Empire, Flatiron, Word Trade Center, Rockefeller Center y mi preferido, en cuanto a curiosidades, el Chrysler Building y por último los deplorables atentados del 11-S.

En lo referente a la novela desde un punto de vista literario solo puedo decir que el hilo argumental es excelente, ya que se nota que ha sido tratado con mucho cuidado para conseguir un relato también entrelazado a pesar del largo período de tiempo que transcurre, nada menos que casi cuatro siglos. Esto hace que primero, el lector se interese rápidamente por la trama y segundo, preste mucha atención a detalles que resultan muy interesantes para sacarle más partido a la novela.

Por último destacar dos aspectos, el primero brindado por el libro mediante la relación de dos sitios enigmáticos de la ciudad, conformando el juego de palabras IMAGINE FREEDOM, y hasta aquí puedo leer; y el segundo de cosecha propia: Todo el mundo dice que Nueva York es una ciudad que aunque jamás hayas pisado su suelo todo te suena y te es familiar gracias al inmenso plató de cine en que se ha convertido la City; pero yo, después de haber leído esta novela puedo decir que muchos de los rincones de Nueva York me son literariamente conocidos.

PD: en algunos casos el acompañar una buena lectura con la música adecuada hace que el disfrute sea aún mayor, en mí caso ha sido una suerte y el disco es “New York, New york. The City in Song” , 14 piezas que te harán sentir más el libro, sobre todo en el último tercio del mismo.



No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...